miércoles, 7 de noviembre de 2012

Estambul, 5 sitios qué no te puedes perder



Estambul, Turquía

Los baños turcos de Estambul son una visita imprescindible. Ir a Estambul y no visitar un hammam es como ir a Roma y no ver la Fontana di Trevi, por poner un ejemplo significativo. Merece la pena guardar un poco de presupuesto para hacer una visita a estos baños y disfrutar de un masaje y un rato de calor, agua y relajación. Los baños turcos constituyen una herencia romana, y su función era (y es) higiénica, pero también social, al tratarse de un centro de reunión de los ciudadanos.

El hammam en sí consta de cuatro zonas: atrio, frío, zona templada y caldarium (zona caliente). Todo el interior de estas instalaciones suele ser de mármol, al tratarse de un material óptimo para conservar tanto el frío como el calor.
En los baños turcos, las mujeres y los hombres acuden por separado, aunque hay algunos más modernos donde comparten instalaciones.
Normalmente, la sesión completa consiste en un baño de espuma de unos 15 minutos, el peeling y el masaje, pero también puede bastar con ir y disfrutar de las instalaciones. El precio del completo oscila entre unos 60-70 €, y unos 30-40 €, dependiendo del hammam; la entrada, a partir de 20 €.

Estambul Santa Sofia

La Basílica Santa Sofía o Hagia Sophia no sólo es el monumento más importante de la ciudad, sino también el símbolo de Estambul y la mayor obra de arte de la arquitectura bizantina. Su enorme cúpula y sus cuatro minaretes se pueden observar desde cualquier punto de la ciudad, ya que se halla en la parte más alta de Estambul, en el turístico barrio de Sultanahmet.

Un poco de Historia
La Basílica de Santa Sofía fue construida en el año 532 como iglesia. De hecho fue la iglesia del Papa durante los siglos XII y XIII, pero en el siglo XV, con la invasión de Estambul por parte del Imperio Tomano fue convertida en mezquita. Hoy en día en un símbolo laico y no funciona como lugar de oración, sino como Monumento y Museo.
Exterior de Santa Sofía
El aspecto exterior proviene de cuando fue convertida en mezquita. Fue entonces, en el siglo XV cuando se añadieron al templo los minaretes los contrafuertes, y todo aquello que recuerde a un templo musulmán, y no cristiano. Lo que más abruma desde fuera son sus dimensiones. Santa Sofía es la cuarta superficie cerrada más grande del mundo tras San Pablo en Londres, San Pedro del Vaticano y el Duomo de Milán.
El interior de Santa Sofía
Del interior destaca todo: los enormes medallones decorativos, creados por los Otomanos cuando se convirtió en mezquita, sus enormes mosaicos de colores, las alfombras orientales, las columnas que sostienen la cúpula y la propia cúpula de 56 metros de altura, que simboliza la unión del cielo y la tierra.
Desde la segunda planta hay una foto impresionante:
Las mejores vistas de la Mezquita Azul, vecina de Santa Sofía.

Estambul mezquita azul

La Mezquita Azul o Mezquita del Sultán Ahmed es la mezquita más importante de la ciudad, y la más bella. Su nombre proviene de la iluminación que se crea a través de los 20.000 azulejos de color azul que decoran la cúpula con la luz que entra por más de 250 vidrieras. No en vano la llaman la Mezquita de la luz. Se recomienda visitarla en un día soleado, porque el efecto lumínico es realmente precioso.

Historia de la Mezquita Azul
Esta singular mezquita fue terminada en 1617 bajo el mandato delSultan Ahmed I. Este quería construir una gran mezquita en los jardines del Palacio Topkapi (muy cercano a la mezquita) porque desde allí se podían controlar los dos mares que bañaban la ciudad.
Exterior e interior de la Mezquita Azul
Tiene la mitad de tamaño que la Iglesia de Santa Sofía (cúpula de 30 metros), pero 6 minaretes en vez de cuatro. Es la única mezquita de Estambul que tiene 6 minaretes. La mezquita fue construida con materiales de lujo y sin reparar en gastos para representar la imagen de la belleza. Tanto los azulejos como las largas alfombras fueron elaborados en los talleres del Palacio del Sultán, y las lámparas de cristales, traídas del extranjero.

Estambul turismo

El Palacio de Topkapi fue la residencia de los sultanes que gobernaron el imperio Tomano hasta el siglo XIX. Hoy en día es un enorme museo cuya visita lleva toda una mañana (4 o 5 horas). Se recomienda alquilar un audio-guía en la entrada para enterarse de algo.

En su visita podremos contemplar el arma más cara del mundo, una joya de 88 quilates y el famoso Harem donde vivían las concubinas el sultán. Se recomienda empezar la visita por aquí, que son las partes con más gente a medida que avanza el día.
Dimensiones del Palacio
Como casi todos los edificios imperiales de la ciudad, el Palacio de Topkapi parece una pequeña ciudad por sus enormes dimensiones. En sus 700.000 metros cuadrados hay numerosos edificios que albergan dependencias reales, caballerizas, hasta cuatro entradas con cuatro patios, y algunos de los Museos más importantes de la ciudad: El Museo Arqueológico, el Museo de antigüedades o el Museo de arte Turco, (donde están algunas de las alfombras más hermosas del mundo).

El Tesoro
En esta parte de cuatro salas se halla el tercer diamante más grande del mundo y el arma más cara: un diamante de 88 quilates que perteneció a la madre de Napoleón, y el puñal Topkapi, realizado en oro y piedras preciosas. También destaca la sala de pertenencias de Mahoma, donde un rabino lee el Corán sin descanso.
El Harem
Hay que pagar una entrada a parte pero merece la pena. Un guía (en inglés) te enseña las dependencias (muy lujosas) donde vivían las concubinas del sultán.

Estambul bazar

El Gran Bazar o Kapalıçarşı, fundado en el siglo XV, es uno de los mayores mercados del mundo. Aunque no compremos nada es una visita imprescindible en Estambul para conocer un poco mejor la cultura y tradiciones de la ciudad. Si queremos hacer compras, el Gran Bazar es el mejor sitio de la ciudad para adquirir ropa, joyas o artesanía. Eso sí, sin olvidarnos de regatear y de vigilar la cartera, porque hay muchísima gente.

Tamaño y distribución del Gran Bazar
El Gran Bazar tiene nada más y nada menos que 22 puertas y 64 calles, por lo que sería fácil perderse de no ser porque cada calle se llama como los productos que se venden allí. En este recinto hay unas 4.000 tiendas de todo tipo de cosas que nos podamos imaginar. Pero no sólo hay tiendas; es como una pequeña ciudad laberíntica donde hay restaurantes, bancos, mezquitas y hasta una escuela. Hay un centro de información donde podéis asesoraros.
Precios y Regateo
Estambul es un poco más barato que España y en el Gran Bazar podremos encontrar cosas a muy buen precio siempre que regateemos, ya que el precio de partida es muy alto. El regateo es algo propio en las tiendas de Estambul, y el comerciante se sorprendería si aceptamos el precio que nos da a la primera. La mayoría de comerciantes hablan varios idiomas por lo que es fácil entenderse.
En el Bazar hay todo tipo de calidades: desde antigüedades exquisitas y joyas de gran calidad hasta numerosas falsificaciones. Por esto recomendamos comprar sólo los artículos que reconozcamos su calidad.

Estambul Turquia mapa

Fuente:http://que-visitar-en-estambul.mundoviajero.net/

No hay comentarios: