martes, 26 de febrero de 2013

LA PLAZA DE TOROS LA MAESTRANZA EN SEVILLA

La plaza de toros de La Real Maestranza de Caballeria de Sevilla es una de las más importantes del mundo y acoge algunas de las mejores corridas y a los mejores diestros del toreo. Además de la plaza se puede visitar el Museo Taurino.

Plaza de Toros de la Maestranza de Sevilla
La Plaza de Toros de la Maestranza de Sevilla (Foto: F.Serra)

La Plaza de Toros de la Maestranza de Sevilla es una de que cuenta con más solera y tradición de toda España, con permiso de Las Ventas de Madrid. Su historia se remonta a 1730, cuando Felipe V ofreció el privilegio de celebrar corridas de toros, y por ello la Real Maestranza decidió construir su propia plaza de toros, rectangular y de madera, preludio de lo que sería la actual plaza. Tres años después se construye otra plaza, esta vez redonda, aunque no es hasta 1881 cuando concluyen totalmente las obras para mostrar la belleza que ostenta actual el coso sevillano.

Dependencias de la plaza de toros de La Real Maestranza de Sevilla:

Plaza de Toros de la Maestranza de Sevilla

Información práctica:


Nombre alternativo: Plaza de Toros de la Maestranza (Museo Taurino)

Dirección: Paseo de Cristóbal Colón, 12

Inauguración: año 1881
Teléfono: 954.21.03.15 | 954.22.45.77 | 954.22.14.90
Transporte: Tranvía: Archivo de Indias y Plaza Nueva (T1).
Horario: De mayo a octubre de 09:30 a 20:00 horas | De noviembre a abril de 09:30 a 19:00 horas.
Precio: Entre 2,50 y 6,50 euros.
Web: Visitar


Plaza de Toros de la Maestranza de Sevilla
Visitas guiadas:

Actualmente se realizan visitas guiadas en ESPAÑOL e INGLÉS, a través de las cuales el visitante recorre, acompañado de una azafata, LA PLAZA DE TOROS, LA SALA DE PINTURAS, EL MUSEO TAURINO, LA CAPILLA DE LOS TOREROS Y EL PATIO DE CABALLOS.

Con una duración de 45 minutos, el recorrido ofrece al visitante un conocimiento detallado acerca de las peculiaridades que conforman una de las plazas de toros más antiguas del mundo, y una visión cronológica acerca de la tauromaquia y su vinculación con la Corporación Maestrante.


jueves, 21 de febrero de 2013

Fin de semana romántico en Calatayud

¿Piensas en Semana Santa y sólo te vienen escapadas románticas a la cabeza?  En la población de Nuévalos, en la provincia de Zaragoza, ese romanticismo que buscas puede materializarse.  En este pueblo cercano a Calatayud se encuentra el Monasterio de Piedra.

monasterio de piedra


 En un primer momento, escuchar la palabra monasterio unida a romántico, puede no decir nada, pero en cuento comentemos que esta edificación se encuentra rodeada de uno de los parques naturales más bonitos de España, puede que la cosa ya empiece a tornarse más bucólica.
Sorprende a tu pareja con un paseo por los aledaños del rio Piedra, rio que dio nombre al a novela de Claudio Coello, o descubre a través de sus senderos, enclaves de ensueño como el lago Espejo, custodiado por la peña del Diablo.

monasterio de piedra


 Ni una sola persona que se haya paseado por los senderos que el parque natural del Monasterio de Piedra ofrece a sus viandantes, ha salido indiferente.  Si la realidad ofrecida por el reflejo del lago Espejo no te ha impresionado, puedes probar con la Cascada de Cola de Caballo, con más de 50 metros, una de las cascadas de agua más impactante que tenemos en España.  Sorprende a tu pareja con un picnic improvisado al son del sonido del agua cuando cae a más de 50 metros.
Además de la voraz naturaleza que nos brinda el Monasterio de Piedra más allá de sus muros, de puertas adentro la temática nos sigue llevando por unos caminos de ensueño.
Y si todo está sucediendo según lo previsto y los niveles de romanticismo son óptimos,  no podrás abandonar el monasterio sin querer pasar al menos una noche en el hotel romántico que se encuentra en el interior.

monasterio de piedra hotel


 El hotel es una construcción totalmente remodelada, con habitaciones dotadas de un encanto capaz de cautivar al visitante más escéptico.
Y siendo la temática de esta escapada el amor,  debo decir que en este monasterio se recibieron los primeros granos de cacao que llegaron a Europa, y qué decir que el chocolate es un afrodisíaco natural y podéis visitar su museo.