sábado, 5 de diciembre de 2015

Líbano, turismo variado



Líbano mapa


El patrimonio arqueológico es el gran tesoro turístico del Líbano. Los yacimientos están bien conservados (Baalbek, Biblos, Tiro, Anjaar, Eshmun, Sidón, etc.). El paseo por los monumentos es maravilloso. Templos, arcos de triunfo, necrópolis, pórticos y fortificaciones, son el testimonio de un pueblo con miles de años de historia. Para llegar a estos enclaves, hay que atravesar lugares en los que se mezclan las ruinas de la guerra con los trabajos de reconstrucción, o recorrer la costa, expoliada por un urbanismo voraz y por la contaminación.



Hay lugares en el mundo que parecen haber sido elegidos especialmente para desplegar la belleza de la naturaleza. Paisajes cautivantes y culturas maravillosas vuelven enorme a cualquier superficie por más pequeña que sea.
Con poco más de 10km2, (la mitad de Tucumán, nuestra provincia más pequeña) la República del Líbano está ubicada al noreste de Siria, a orillas del Mar Mediterráneo, y desde el siglo XVI ha sido cuna de las civilizaciones fenicia, asiria, griega, romana, europea y árabe.
Esta diversidad cultural explica las particularidades de sus principales ciudades: Beirut, Baalbek, Biblos, Jaita y la región de Shuf, destinos clave para cualquier turista que desee conocer este hermoso país.

Líbano


Beirut: mucho más que una ciudad capital
Llena de lujos y excentricidades es el ave fénix de Medio Oriente, destruida y reconstruida tras múltiples guerras civiles e invasiones extranjeras. Es el hogar de 1.8 millones de habitantes de diversos orígenes, algunos tan ilustres como el escritor y poeta Khalil Gibrán y la cantante Fairuz.

Baalbek: Un viaje al pasado
Ciudad mítica si las hay, este sitio nos permite reconstruir la historia de las culturas helenística, romana y bizantina, camufladas con el legado árabe islámico presente en cada ladrillo.
Actualmente sus ruinas, además de ser un centro turístico por excelencia, son el escenario del Festival de Baalbek, cuyo programa consta de un conjunto de espectáculos teatrales, ópera lírica y conciertos de música clásica, que sumergen a los espectadores en la magia ancestral de la cultura libanesa.

Biblos: La primera ciudad habitada
Situada al norte del país, fue la primera ciudad fenicia, y hoy en día es ampliamente conocida como la más antigua habitada. Este fascinante lugar aglomera las ruinas de una cultura ancestral con un moderno puerto adornado con bares y restaurantes, los cuales constituyen un gran atractivo turístico.

Líbano


Jaita: La elegida
Es uno de los lugares más increíbles y alucinantes que el Líbano puede ofrecer. La prueba misma de la generosidad y grandeza de la naturaleza. Algo así como un cristalino río subterráneo, que abastece de agua potable a más de 1 millón de libaneses en el interior de una montaña. En su interior deslumbran múltiples estalactitas de al menos 120 metros de altura (las más grandes del mundo), rodeadas de pasarelas y escaleras de piedra que permiten a los visitantes recorrerla sin alterar su maravilloso paisaje natural.

Región de Shuf: Todo para ver.
Esta histórica región es parte, como muchas otras, del Monte Líbano. Situado al sureste del país, este pequeño pueblo lleno de pasillos de roca que suben y bajan, lleva impreso en cada recoveco las leyendas de un pasado muy lejano. Se trata de un paisaje diferente a otros en el mismo país, con jardines llenos de frutas y verduras en cada vivienda, y valles frondosos al costado de los caminos.
Dicen que su nombre, proviene de la palabra en árabe shuf, que significa “mirar” por lo variado y colorido de su paisaje.

No hay comentarios: